Hannah Arendt, la película

El pasado martes fui a ver Hannah Arendt, la película. La verdad es que no tenía muchas expectativas, de hecho, como arendtiana confesa tenía ciertas reticencias a pesar de haber leído las críticas…pero debía comprobarlo por mí misma.

Hannah_Arendt_eixam

Así pues, con un grupo de amigos -todos politólogos- nos fuimos a pasar la tarde al cine. Por supuesto la vimos en versión original, más por una cuestión involuntaria que voluntariosa aunque me alegro del despiste: es clave ver la película en versión original por el diferente uso que se hace de los tres idiomas (alemán, inglés, hebreo), sus personajes y sus contextos.

Sobre el contenido. Como he dicho, soy una arendtiana confesa y como tal he devorado ¿Qué es política?, Entre amigas (conocer la vida privada me ayuda a entender la vida pública) y los Orígenes del Totalitarismo (admito que no lo he terminado, pero no desespero) además de algún texto académico. Dicho lo cual, me alegra decir que la película es bastante fiel a su pensamiento, figura y personajes periféricos… no hay que olvidar que ¡estamos hablando de una película! Es decir, ha primado la filosofía de Arendt sobre sobre la historia o narración… de hecho, pese a prestar bastante atención al aspecto privado, a su vida marital o a la relación con sus amigos (en especial Mary McCarthy), no distrae del verdadero mensaje de la película: poner sobre la mesa la reflexión acerca de la responsabilidad en el nazismo.

"Es un burócrata" dice Hannah Arendt sobre Eichmann

Y este complejo tema, tratado en infinidad de ocasiones -como por ejemplo en ¿Vencedores o vencidos?– es muy difícil llevarlo a la pantalla, de hecho para los no iniciados puede ser hasta soporífero… pero no creo que esta película vaya a un público objetivo que sopese la elección entre “Hannah Arendt” o “Lobezno inmortal”. Esta película va dirigida a quien va dirigida… ojalá pudiéramos dar la respuesta que da la prota al jefe del New Yorker cuando éste le dice que sus lectores (del periódico) no saben griego, a lo que Arendt contesta “pues deberían aprender”… sí, la sala se rió con este comentario que encierra mucho más de lo que a priori podemos pensar… en la línea de la filósofa.

Sobre la influencia de Heidegger, la reacción de sus pares y la comunidad judía o la relación con sus alumnos es fundamental, pues estos tres ejes vertebran realmente la película. Muy interesante como “mata” a su maestro, la decepción por parte de sus iguales y sobre todo el tremendo alegato final ante sus alumnos sobre la banalidad del mal (esperamos casi al final para escucharlo, ups! spoiler).

"Entender no es perdonar" Arendt sobre la repercusión de su obra

En fin, el caso es que, siendo honestos, es una película para frikis de lo nuestro ¡que ya era hora! Cosa que nos agrada enormemente. Absolutamente recomendable.

Ficha en Filmaffinity

Crítica de “El Imparcial”

Crítica en “Protestante Digital”

Anuncios