Lunes sociólogicos: Theodor W. Adorno

Hoy tenemos la suerte de disfrutar de unos Lunes Sociológicos especiales. Nuestros compañeros de monoDestudio -un equipo de investigación cuyo interés se centra principalmente en la ciudad y el territorio como escenario de la dinámica social- han aceptado nuestra invitación para hablarnos de Adorno, uno de los autores clásicos en sociología. Así que agradecemos enormemente a Jordi y Gema que nos presenten de una manera diferente su vida y obra.

Adorno

Theodor W. Adorno nació en 1903 en Frankfurt y murió en 1969 en Valais (Suiza). Estudió filosofía, musicología, psicología y sociología en las universidades de Frankfurt y Viena. Se doctoró en 1924 con una tesis sobre Husserl en la Universidad de Frankfurt.

 

Adorno es posiblemente uno de los grandes exponentes de la teoría social crítica y una de las influencias más notables dentro de lo que se llamó la Escuela de Frankfurt, cuyo estandarte es el Instituto de Investigación Social de Frankfurt, en el que Adorno ingresa en 1938 de la mano de su amigo y colega Max Horkheimer.

 

La visión teórica de orientación marxista y el origen judío de muchos de los miembros del instituto hace que, durante los años del nazismo, se vean forzados al exilio en Estados Unidos, concretamente en Nueva York donde el instituto tendrá su sede y posteriormente a California, antes de regresar a Alemania en 1949 y refundar el instituto en Frankfurt, tomando Adorno el relevo de Horkheimer en la dirección del mismo.

 

Hemos dicho que Adorno es una figura que influyó mucho dentro de la escuela y el instituto, inicialmente encaminados en una fusión de la teoría marxista y el psicoanálisis freudiano, pero que con la llegada del Adorno se centran más hacia una redefinición de conceptos, sobre todo la propia dialéctica hegeliana.

 

 

Adorno tuvo una amplia visión de lo social dada su formación en filosofía, sociología, psicología y música. Tal vez la más desconocida de sus facetas sea esta última, la de compositor. Suponemos que, influido por esta y unida a su formación filosófica, Adorno tuvo una producción relevante en cuanto a teoría estética, con estudios sobre música, cine y géneros literarios. De hecho su última obra, editada de forma póstuma, fue un tratado de estética.

 

Adorno fue un duro defensor de la teoría como orientación de la práctica. Para él, toda práctica debe tener en cuenta los grandes conceptos, la visión del propio objeto de la sociología, eso es, la sociedad misma, como ente analizable y comprensible más allá de sus simplificaciones y divisiones disciplinarias. Esta visión macro es la que, para Adorno, garantiza la posibilidad de la crítica. En este sentido se opuso fuertemente al positivismo y pragmatismo y a la fragmentación de la sociología en estudios parciales, cosas que, en su opinión, imposibilitaban la crítica profunda del sistema social en su conjunto y servían al mantenimiento del statu quo. En sus propias palabras:

 “En realidad, lo que ocurre es que el tipo de práctica que realiza el positivismo es, necesariamente, esencialmente, una práctica que apunta a que el sistema social existente sea mantenido en su existencia” (Introducción a la sociología)

 

La Dialéctica de la Ilustración (1944), se convierte en uno de los intentos más potentes de comprender la deriva de la humanidad hacia posiciones totalitarias más que hacia posiciones de colaboración. En esta obra se analiza como la sociedad basada en los conceptos de ilustración, racionalidad, positivismo… no puede dar como resultado otro diferente a las posiciones totalitarias que inundan la historia de la humanidad.

 

Una buena forma de conocer el pensamiento de Adorno es la lectura de las transcripciones de sus clases de sociología del curso de 1968, en las que se tratan estos conceptos de forma nítida y en un lenguaje oral lleno de fuerza y frescura en el discurso. Estas transcripciones están disponibles en la obra Introducción a la sociología (1968).

adornoespejo

 

Su vinculación con la crítica social estuvo presente hasta el final de sus días, en 1969, poco antes de morir, criticó con dureza a los movimientos surgidos del mayo del 68 por su falta de análisis teórico y su voluntarismo irreflexivo.

 

La influencia de Adorno actual es visible en todos los intentos de armar una crítica coherente y completa del sistema social capitalista desde una visión amplia, centrada en la dinámica social, más que en la coyuntura del momento. El suyo fue un posicionamiento que centró a la sociología en su deber de acción política encaminada al cambio social. El concepto de “industrias culturales”, en su uso actual es claramente deudor del análisis y conceptualización hecha por el autor en el inicio de lo que fue la cultura de masas a finales de los años 40 y principios de los 50 en los EEUU.

 

Las corrientes sociológicas que a nivel estatal se han visto influenciadas por su concepción dialéctica de la sociedad, están dentro de lo que llamaríamos la sociología crítica con autores como Jesús Ibañez, Fernando Álvarez-Uría y Julia Varela cuando tratan el tema de las instituciones o  la concepción del arte y el mercado del arte, el sistema educativo y la emancipación, etc. En definitiva el camino que abrió Adorno al tratar los hechos sociales no como un producto al servicio de la técnica y el método científico, sino más bien al contrario, como resultado de una dialéctica social, hizo que la investigación social alcanzara cierta madurez y, con ello, el desarrollo posterior de conceptos tan importantes para la sociología actual como es el habitus, capital social o industria cultural, entre otros.

 

Biografía
Theodor W. Adorno y la Escuela de Frankfurt (para los valientes)
Entrevista en televisión sobre cultura popular

 

Bibliografía seleccionada
Dialéctica de la ilustración
Dialéctica negativa
Minima moralia
Crítica de la cultura y la sociedad. 2 volúmenes
Disonancias. Introducción a la sociología de la música
Teoría estética
Introducción a la sociología
El ensayo como forma

 

 Jordi Quiñonero Oltra y Gema Jover Roig

monoDestudio

Anuncios