Deporte, herramienta para la inclusión social

Firma Borja

 

 

El deporte es sin lugar a dudas una herramienta fundamental para el desarrollo de una sociedad. Todo el mundo tiene derecho a hacer deporte, porque la práctica del mismo no supone sólo una actividad física, supone mucho más, entre otras aportaciones, el deporte permite obtener unos valores, una disciplina y sobre todo un desarrollo personal y social que mejora al individuo en sí y sus relaciones sociales. Por todo ello, aquellas personas que viven en situación de vulnerabilidad social son la que más lo necesitan.

 

Por vulnerabilidad social entendemos “aquellas vulnerabilidades que son construidas a partir de los estereotipos, roles y prácticas socioculturales establecidas en una determinada comunidad. Las personas o grupos que padecen de este tipo de vulnerabilidad suelen ser afectadas por prejuicios y prácticas discriminatorias en razón de ciertas calidades del ser humano como la raza, el sexo, la condición o el origen social, así como también la orientación sexual”. (Fuente)

 

A través de diferentes programas participativos, creados y dirigidos por profesionales, que incluyen la práctica de algún deporte como herramienta de formación deportiva y valórica, las personas en situación de vulnerabilidad social pueden llevar a cabo un desarrollo psico-social que les permita su inclusión social.

 

equipo

 

 

Gracias a la práctica deportiva y a las indicaciones de los profesionales se establecen vínculos, de esta forma se pueden crear lazos entre los distintos miembros del grupo que permiten fortalecer la figura de la persona y del grupo en sí. De esta manera se crea una autonomía y una identidad de todos los miembros, también se produce una crecimiento personal y se fortalecen determinados valores como la responsabilidad, el compromiso, la solidaridad, el respeto, etc. Por lo tanto, un programa social deportivo dirigido por profesionales, genera situaciones de inclusión, promoviendo la educación, la salud y la organización de una comunidad, sin ningún tipo de discriminación. Los gobiernos de muchos países son conocedores de la importancia de estos programas, así como la efectividad del deporte como herramienta de inclusión social.

 

 

También existen asociaciones como la Fundación David Nabaldian que promueve el desarrollo humano y la inclusión social. Otros programas, como SOMOS, van dirigidos a la inclusión social de niños y jóvenes con discapacidades.

 

 

En definitiva, el deporte puede dar oportunidades de desarrollo psicológico y social gracias a estos programas que promueven la inclusión social de aquellas personas que se encuentran en situación de vulnerabilidad.

 

“La inclusión social a través del deporte” de Jesús Fernandez Gavira
“El juego y el deporte como una herramienta para la inclusión social y educativa” de Luís Bamonte
“Deporte y recreación”

Anuncios