Amor ¿y tú me lo preguntas? Amor eres tú

FirmaLaura_eixam

 

Con el calor que está cayendo estaba entre escribir de la cerveza o del amor. Repasados los anuncios de cerveza del verano, creo que lo mejor es hablar del amor. El amor es un tema que no pasa de moda. Como animales que somos la energía sexual es la base para nuestra reproducción, sin ella no podríamos perpetuar la especie. Como seres humanos la cosa se complica, las hormonas se mezclan con emociones que, a veces no entendemos. Así que, a cuarenta grados a la sombra, repensemos el amor y la relación con el otro.

 

Hace un mes conocí en concierto a Karmento, una cantautora treintañera, sexóloga contemporánea que habla de emociones, palabras, (su) música y (su) verdad. Una mujer que se descalza para plantar los pies en el suelo y desde ahí vuela cantando. “Para enamorarse es necesario mostrarnos vulnerables y tener cierto grado de predictibilidad con la otra persona” explicaba. Proponía hacer saber al otro que somos personicas, que tenemos corazón y que lo que hace la otra persona nos afecta. Por otro lado, el grado de predictibilidad para con la otra persona, advertía, es importante. El hecho de saber cómo la otra persona va a reaccionar nos tranquiliza, nos da la sensación que ya conocemos lo que va a hacer o decir y eso nos da cierta seguridad.

 

Brené Brown, investigadora social, analiza el concepto de la vulnerabilidad y su poder en TED. Indica la necesidad de exponernos ante el otro y de reconocer las imperfecciones y los miedos. Según el estudio, el miedo y la vergüenza son las emociones que nos bloquean. El hecho de sentir que “No soy lo suficientemente bueno” son reflexiones que aíslan al individuo del grupo. Así separamos el “yo” del “vosotros” y en este punto comienza el problema. Para reafirmar la idea de que uno es distinto al otro se aplica la razón y la lógica argumentando el por qué se es mejor o peor. Teorizar, reafirmar creencias auto-convencerse de que una opinión es más válida que la otra, relegando la empatía a un segundo plano.

 

Por otro lado, explica, que cuando las emociones se bloquean no existe distinción entre la emoción negativa o la positiva sino que todas quedan bloqueadas. Así pues, para poder crear, amar, disfrutar y compartir se hace preciso ser vulnerables con el otro aceptando  la vergüenza, el miedo y el hecho de ser seres imperfectos.

 

La investigación demuestra, que las personas más conectadas con el otro poseían coraje, compasión y se mostraban vulnerables al otro. La palabra coraje entendida desde el punto de vista epistemológico, coraje deriva de cor: corazón en latín, implica contar las historias desde el corazón, siguiendo a la profesora Brown. La compasión para consigo mismo para así poder ser compasivo con el otro, si uno mismo no se trata bien será incapaz de tratar bien a la persona que está junto a él. Y la tercera variable, involucraba mostrarse vulnerable. El sentimiento de pertenencia, de sentirse conectado era el resultado de su autenticidad de ser ellos mismos en sus relaciones.

 

 

La auto-exigencia impera en la sociedad contemporánea. En un mundo más que imperfecto la gente de hoy se empeña en ser perfecto, añora el ser de otra manera y esto genera inseguridades y miedos. La campaña de Meetic es brillante no solo porque saca a relucir esas pequeñas imperfecciones que todos padecemos y con las que nos sentimos identificados sino porque además, asumen que la otra persona nos va a adorar por ser imperfectas. Claro está, la felicidad en este caso reside en ser aceptado por el otro. La pareja, el dejar de estar soltero es lo que nos traerá alegría y abundancia… Bueno, es así, ¿no o qué?

 

Como campaña de publicidad es redonda. La agencia de contactos online vende su producto, propone algunas de las inseguridades que su público objetivo padece en una cita como tema central y asume que van a ser aceptadas en su propia cita porque tus inseguridades están basadas en tu percepción de ti mismo, así alienta el contacto entre los usuarios de su plataforma.

 

Expone la percepción de una cita a nivel subjetivo, exponiendo el miedo de uno, volviéndolo vulnerable, frente a la percepción positiva del otro. El otro acepta y ama lo que tu no eres capaz de amar. #LoveYourImperfections

 

diegopesole

Diego Pésole, escritor argentino, lo ilustra muy poético.

Anuncios