Lunes sociológicos: Marx, Durkheim y Weber

 

Lunessociologicos100

 

Hoy estamos de celebración porque ¡¡alcanzamos nuestros 100 Lunes Sociológicos!! Comenzamos un 14 de enero de 2013 con Pierre Bourdieu –toda una declaración de intenciones, al fin y al cabo, somos de la escuela valenciana- y desde entonces hemos ido conociendo cada semana a autores y autoras no sólo de la sociología, sino también de la antropología, la politología, la filosofía o la economía. Ya sabéis que nuestra intención es divulgar la sociología al público general, dar a conocer los autores y sus teorías, los enfoques o las disputas que se han dado y se dan en nuestra disciplina. No sabemos la fecha de caducidad de los #lunessociológicos pero para Eixam, es un verdadero gustazo hacerlos y ver el recibimiento que tiene entre nuestra comunidad socialmedia.

 

Y para esta edición tan especial, ¿qué tenemos? Los que nos conocéis desde hace tiempo, sabéis que nos hemos resistido a dedicar los Lunes a tres autores, a los clásicos por excelencia: Marx, Durkheim y Weber ¿Por qué? Pues porque se han trabajado tanto, tienen tantos análisis, libros, artículos, y se estudian en tantas disciplinas que pensamos que no aportaríamos mucho a lo ya existente. Pero como hoy es un día especial, vamos a conocer a los “tres magníficos” de manera más breve, con recursos interesantes y haciendo hincapié en porqué su aportación es fundamental para la sociología. ¡Esperamos que os guste!

 

MArxDurkheimWeber

Fuente

 

 

“El origen de la sociología no puede desconectarse del nacimiento de ese nuevo tipo de sociedad compleja y de índole industrial” (pág. 24)* y es en esa nueva sociedad caracterizada por los cambios, el ritmo acelerado y nuevos valores sociales, donde nuestros protagonistas viven y desarrollan su obra.

 

La bio

Karl Marx nace en Tréveris (Alemania) en 1818 y muere en Londres en 1883. Estudió filosofía, historia y economía política en las Universidades de Bonn y Berlín. Marx se centró en una carrera periodística, alejándose de la línea académica, siendo ésta una de las particularidades de este autor.

 

Emile Durkheim nace en Épinal (Francia) en 1858 y muere en 1917 en Paris. Formación filosófica, jurídica e histórica. Fue profesor de sociología en la Universidad de Burdeos.

 

Max Weber nace en 1864 en Érfurt (Alemania) y muere en Múnich en el año 1920. Estudió derecho, historia y economía en las universidades de Heidelberg, Berlín y Gotinga. Fue profesor de economía en las universidades de Freiburg y Heidelberg.

 

Marx y Weber tuvieron una activa vida política y compromiso social, especialmente con el movimiento obrero.

 

 

La obra

En la obra de Marx se observa un auténtico cientificismo social y el intento de dar explicación de la sociedad del momento a través de una ley económica general

En la prolífica producción de Marx, destaca “Crítica de la filosofía del derecho de Hegel” (1843), en el que plasma su famosa frase ‘la religión es el opio del pueblo’; “Tesis sobre Feuerbach” (1845), donde esboza su materialismo histórico; “La Sagrada familia” (1845) escrito conjuntamente con Engels, “El Manifiesto Comunista” (1848) también con Engels y que se convierte en un auténtico símbolo del movimiento obrero; y “El capital” (1867-1885-1894), de los que los dos últimos volúmenes, Engels publicó tras la muerte de Marx y que es, probablemente, su mayor aportación.

 

La obra de Durkheim es muy diversa, centrándose en la teoría pero también en la acción social y práctica. Además es el gran autor para la autonomía metodológica de la sociología, es decir, intenta dotar de metodología propia a la disciplina.

En 1893 escribe “La división del trabajo social” donde habla de la especialización según las funciones y lo relaciona con la solidaridad mecánica y solidaridad orgánica. Le sigue “Las reglas del método sociológico” (1895), un tratado que establece que los fenómenos sociales deben tratarse como hechos o datos. A continuación, escribe “El suicidio” (1897), estudio clásico de análisis social; y “Las formas elementales de la vida religiosa” (1912), escrito fundamental en el estudio de las religiones.

 

Las aportaciones de Weber suponen un hito en el estudio de la sociedad por dos motivos: el primero, trasciende el positivismo para situarse en una sociología comprensiva, es decir, “los seres humanos poseen una ‘conciencia’ y obran con una ‘intencionalidad subjetiva’ que hay que tener en cuenta para explicar todo fenómeno social” (pág. 39)*. El segundo, propone utilizar conceptos y tipos ideales, con una función metodológica.

En su obra destaca “La ética protestante y el espíritu del capitalismo” (1905), obra clave del pensamiento social sobre la relación entre iglesia y capitalismo; “La ciencia como vocación. La política como vocación” (1909) también conocida como ‘El político y el científico’; y “Economía y sociedad” (1922), estos últimos publicados póstumamente por su mujer, Marianne Weber, una de las “madres” de la sociología. Economía y sociedad es otro de los libros clave del pensamiento contemporáneo.

 

Los tres autores intentan explicar la sociedad de su momento, qué está pasando y porqué esta pasando. En ellos vemos como proponen teorías generales, de gran alcance, para dar explicación de la sociedad –occidental- en su conjunto, utilizando la historia para conocer las bases y comprender su presente. Además, en los tres protagonistas se observa una visión práctica, educativa y moralizante de su análisis. Trascienden la filosofía para apostar por la acción.

 

 

La influencia

Las clases sociales, las fuerzas productivas, las relaciones de propiedad, la alienación, la plusvalía, etc. de Marx son conceptos y teoría vigente en la actualidad y que han configurado parte de la política real del siglo XX.

 

Durkheim aporta una consistencia fundamental para la sociología como disciplina académica, al tiempo, que fundamenta el enfoque funcional-estructuralista, en el que se basarán las corrientes de pensamiento sociológicas posteriores (sea para enmarcarse en ella o para rechazarlas completamente).

 

Weber ha dado pie a la comprensión del sistema capitalista a través de la religión –y la cultura- y que se ha utilizado reiteradamente para explicar la complejidad, entre otras, del funcionamiento económico, político y social de la Europa de nuestros días. Además Weber aporta una importante reflexión al método científico que se convierte en la base metodológica de la sociología.

 

Si hablamos no de la influencia teórica -capital en los tres casos- sino del reconocimiento social de estos autores, convendremos que Marx se ha convertido en un auténtico mito -y por ende, desconocido- gracias a la asimilación de su pensamiento por parte del comunismo y del socialismo político. Salvando todas las distancias posibles, por supuesto. Weber también es uno de los teóricos más conocidos, muy probablemente, por el campo teórico que trabajó: la religión y la política. Es un referente de la burocracia y de la política como profesión. Y reiteramos, salvando las distancias entre obra e interpretación. Y finalmente Durkheim es el más desconocido de los tres, tan sólo traspasando las fronteras de la disciplina gracias a sus estudios sobre el suicidio y la acción social.

 

En definitiva, Marx, Durkheim y Weber se unen a los padres de la sociología (Comte, Spencer, Saint-Simon o Tocqueville) y a sus coetáneos Tönnies, Simmel, Pareto y Mannheim (sociólogos europeos de la transición”) para dar forma al pensamiento sociológico y a la institucionalización de la sociología como disciplina académica. Pero probablemente son estos tres autores quienes suponen el punto de inflexión de la sociología y del estudio de la sociedad occidental contemporánea.

 

 

Recursos

“Karl Marx mancillado y jocoso” en El Estado Mental
“Sociología de la religión” en Sociología Divertida
“La democracia según Max Weber” en Jotdown

 

*Para hacer este Lunes hemos utilizado el manual “Pensar nuestra sociedad” de García Ferrando (coord.), en Tirant lo Blanch, Valencia, 1999.

Anuncios