¿Qué es la socioantropología?

 

El enfoque socioantropológico se caracteriza, a grandes rasgos, por la combinación de técnicas al servicio del objeto de estudio y el papel preponderante que se le otorga al contexto sociocultural en el que se determinan y configuran las prácticas, las percepciones, las motivaciones o las expectativas. Es por eso que en Eixam prestamos especial interés no sólo a las cifras, no sólo a los resultados sino que nos detenemos a contextualizar tanto en su sociedad inmediata como en su comunidad y su grupo.

 
Este enfoque proporciona una visión holística, integral, una visión de conjunto del objeto de estudio –un restaurante, un casco histórico o una reserva natural- que nos permite conocerlo de manera más completa y compleja para implantar, de esta forma, acciones y estrategias exclusivas con mayores probabilidades de éxito. En definitiva, el enfoque socioantropológico trasciende el mero estudio descriptivo para aproximarse y crear pequeñas cosmovisiones ad hoc con el fin de conocer de la manera más rápida y fiable ese pequeño universo estudiado.

 
A nivel teórico, consideramos que la socioantropología es el enfoque ideal para estudiar las sociedades contemporáneas porque aúna las visiones, sensibilidades y herramientas de la sociología y la antropología. Nuestra experiencia nos ha llevado a practicar este enfoque en el que se diluyen las fronteras de ambas disciplinas para recrear, a través de la metodología, todos los prismas que convergen en el objeto de estudio. Pero ¿a qué nos referimos con esas miradas o las diferentes sensibilidades entre sociología y antropología? Ambas disciplinas, primas casi hermanas, se caracterizan por sus diferentes escalas, técnicas y presupuestos de partida-llegada. Este enfoque se sitúa a mitad de camino de una y otra y en función de las necesidades se acerca a una o a otra.

 
Por un lado, a través de las miradas y la conversación, los antropólogos llevan a cabo un proceso de inmersión en la cultura a estudiar, con ello no sólo se aproximan o describen la realidad social y cultural sino que además entienden y comprenden dicha realidad y la complejidad intrínseca que la define. De la antropología utilizamos su capacidad para interpretar los significados culturales. Por otro lado, actualmente, la sociología aborda el estudio de la sociedad a nivel macro y micro, tanto para comprender los procesos globalizadores como, por ejemplo, el equipo de fútbol de un barrio marginal como elemento dinamizador o la televisión como constructora de comportamientos entre la juventud. Así pues, de la sociología empleamos su capacidad de observar y analizar las estructuras latentes, los factores y las relaciones causales que se producen en el seno de la sociedad.

 
A continuación, a modo de resumen, las características principales de la socioantropología serían:

• La combinación de miradas y sensibilidades, la potencialidad de lo macro y lo micro, tener la visión general del objeto y su estructura con la capacidad de focalizar y aproximarnos al individuo.

• La combinación de las técnicas propias de la antropología y de la sociología con la finalidad de poder construir un corpus metodológico para aproximarnos a la realidad estudiada de manera más precisa.

 
¿Y para qué empleamos el enfoque, es decir, cuál es la finalidad de emplear esta visión socioantropológica? Pues nos acercamos a las pequeñas parcelas de la sociedad que son las necesidades de los clientes, para extraer la información bruta y transformarla para satisfacer así, las demandas de los clientes. La socioantropología es una manera diferente de abordar el conocimiento, es otra ruta para construir el conocimiento. La aplicación del enfoque socioantropológico, a nuestro modo de ver, es una innovación técnica que maximiza la productividad porque adapta perfectamente la oferta a la demanda ¿por qué? Porque va directamente a la raíz, a conocer el porqué de las prácticas y comportamientos socioculturales, que al fin y al cabo, profundiza en la comprensión de la realidad.

Anuncios